sábado, 22 de abril de 2017

Pensar, un peligro. Ser periodista, un riesgo.


Lo que no se ve no existe. Lo que no existe no preocupa. Lo que está lejos, tampoco. Para lo que no preocupa no se busca solución.

Pensadores, aventureros y periodistas recorren los caminos de la vida poniendo al descubierto que hay un mundo más allá de las cortinas de las ventanas y de los muros culturales e ideológicos. Lo que no se quiere que se vea, existe.

En el mundo global y plural existen diferentes etnias, tradiciones, riquezas reales o potenciales, creencias y culturas, en las que la diversidad de evolución han condicionado las manifestaciones de la libertad social y personal.

El poder y la avaricia han sometido a los pueblos hasta llevarlos a una confrontación engañados con las promesas de bienestar y de progreso. El miedo y las creencias han dejado en manos de algunos, las decisiones de muchos, condicionando su vida y poniendo en riesgo su libertad. Y tanto al norte como al sur, en oriente como en occidente, el poder deshumaniza y embrutece.

Las Naciones Unidas, que podrían y deberían jugar un papel decisivo y pacificador, están en manos de lobbies a quienes interesa medrar y crecer en influencia, sin implicarse en educar y solucionar conflictos sobre el terreno.

Por eso estamos en manos de reyezuelos, dictadores y terroristas por un lado, y por otro, en manos de las superpotencias armadas. Las armas en manos de éstos, cada vez más potentes y destructivas, y la falta de consciencia, pueden llevar al desastre de la Humanidad, o por lo menos, a una parte importante de ella. Se habla ya del inicio de una tercera Guerra Mundial, más devastadora que las anteriores.

Dos periodistas como ejemplo.

Un periodista y un estudiante de periodismo, son ejemplos del horror y el fanatismo.

La imagen del fotógrafo ha dado la vuelta al mundo, el sábado día 15 de abril. Son dos instantáneas. La primera, muestra al fotógrafo Abd Habak segundos después del atentado contra un convoy de personas que esperaban a ser evacuadas cerca de Alepo. El reportero corre desesperado entre el horror y las llamas, llevando en sus brazos a un niño.

En la foto posterior, el héroe humano se derrumba y rompe a llorar desconsoladamente, abatido y de rodillas, con su cámara en la mano, junto a un cadáver. Es el llanto de un hombre, ante la locura de una matanza de seres inocentes. "No tengo palabras para explicar lo que ocurrió". Algún compañero captó los momentos de desesperación de este reportero sirio.

Siria lleva 7 años de conflicto que nadie ha sabido parar. Aunque la reacción del reportero suponga una decisión rápida, algo así no se improvisa. Se ha pensado y archivado interiormente, como dijo hace un año: "Si estás en un lugar donde tiene lugar una matanza, estás obligado a hacer algo". Hizo lo que le salió del corazón. Por la profesión estaba allí, pero primó la humanidad, ante el brutal atentado con más de 126 muertos, la mayor parte niños. 68 menores que cuando soñaban escapar fueron masacrados, junto con familiares y vecinos de Fua y Kefraya, además de voluntarios de la Media Luna Roja y algunos combatientes.

El coche bomba se había introducido en el lugar de la tragedia con la diabólica excusa de entregar ayuda humanitaria en el área de Al Rashidín, localidad al oeste de Alepo.

El propio reportero lanzó un escueto mensaje a través de Twitter: "Lo que mis colegas y yo hemos hecho hoy es inspirar humanidad a los socios de quienes matan niños como los de Khan Sheikhan".

Su imagen se ha convertido-para el mundo entero- en el icono del dolor y la tragedia en el avispero de Siria; y una denuncia ante la pasividad de los líderes y gobiernos mundiales. En su cobardía, se culparán unos a otros, ya que nadie ha reivindicado la autoría.

Sin embargo, el gesto del periodista sirio, inspirador de humanidad, por su ayuda en la tragedia, y su impotencia ante el bárbaro atentado con furgoneta cargada de explosivos, será universalmente reconocido; tal vez premiado también por la Asociación de Periodistas, o por Naciones Unidas, aunque la recompensa es hacer lo que le pidió el corazón. Otro fotoperiodista captó los dos gestos, y gracias a él ha llegado, como noticia, al corazón de todos.


La enseñanza vital del estudiante de periodismo.
La libertad de expresión forma parte de los derechos humanos de las personas y está protegida por la Declaración Universal de 1948 y las leyes de todos los estados democráticos.
La libertad de pensamiento y la libertad religiosa, son la otra cara de la misma moneda.

Para ello, el respeto y la tolerancia son principios básicos de una sociedad democrática que respeta los derechos y valores de sus conciudadanos. Los gobiernos tienen medios para que todos y cada uno de los ciudadanos puedan ejercer sus derechos.

Aparentemente en el siglo XXI la evolución social y los avances de la nuevas tecnologías serán más liberadoras. Pero sucede todo lo contrario. La ideología, el fanatismo religioso y los gobiernos son liberticidas.

Flemming Rose investigador en el Cato Institute de Washington, DC, periodista danés y autor de La tiranía del silencio (Oberon 2016), dice que:"En todo el mundo se consolidan nuevos sistemas de control. Los periodistas sufren una represión sin precedentes. Los Gobiernos ejercen cada vez más soberanía sobre la Red, establecen fronteras nacionales e imponen sus propias leyes y restricciones".

Cualquiera puede interpretar como un ataque, lo que se diga en público o en privado. Incluso puede inventarse la calumnia de que una persona, -en público o en privado- ha dicho algo contra los derechos de los demás, contra la ideología de género, o contra la fe religiosa, y ser condenada a la cárcel o linchada literalmente.

Es muy grave la situación, porque la víctima no puede defenderse. La libertad de expresión no ampara el derecho a la difamación o la calumnia. pero se usa para eliminar a quien se odia. Asia Bibi, -una madre de familia, campesina y cristiana-, lleva 6 años en prisión, acusada de blasfemia. ¡Nadie ha podido probarlo! Sin embargo su abogado y un ministro han sido asesinados por intentar defenderla.
Juzguen ustedes lo sucedido al estudiante de periodismo, en el campus de la universidad Abdul Wali Khan, en Mardan, en el noroeste de Pakistán. Según ha explicado un responsable de la universidad, el estudiante de periodismo, llamado, Mashal Khan “era criticado por los otros por sus opiniones liberales, laicas y por no participar en el rezo del viernes”.

En clase, la polémica subió de tono. Al parecer los profesores, en lugar de abrir las fronteras de las mentes de quienes lo criticaban, lo encerraron (físicamente) en una habitación para tratar de preservar su integridad.

El gobierno pakistaní lleva años en una ofensiva de la "Ley Antiblasfemia". Los fanáticos compañeros, le acusaron de haber insultado al islán y al profeta. Es sabido que los extremistas musulmanes utilizan la Ley Antiblasfemia para acorralar a minorías religiosas y personas disidentes. Acusar de insultar o criticar al islan es condenar a muerte.

Así que los mismos compañeros se tomaron la justicia por su mano. Fueron a por él. Lo desnudaron entre gritos de "Allahu Akbar" (Alá es grande), incluso le pegaron un tiro tras la mortal paliza. (Luego, alguien tenía un arma). Fue torturado y golpeado hasta la muerte el jueves 13 de abril de 2017. Una horda estudiantil -centenares, según la policía-, participaron en su linchamiento. Su cuerpo fue arrojado desde el segundo piso de su residencia estudiantil. Los estudiantes quisieron quemar el cuerpo de Khan después de matarlo, según Reuters. Hay algunos detenidos.

"El brutal asesinato de un joven estudiante en Mardan muestra la sociedad sedienta de sangre en que nos hemos convertido", señala en un comunicado la ONG Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (HRCP).

La libertad y la vida, son derechos inalienables, ante los partidarios del pensamiento único, la religión única, y los fanatismos totalitarios y excluyentes. Nadie puede imponer a otro sus ideas, ni acabar con la vida de nadie, en nombre de unas creencias. Pretender defender a dios matando, es un oxímoron. La crueldad de los que gritan"Allahu Akbar" (Alá es grande), es exactamente un absurdo: por la Vida matar.

Lo primero que debe aprender una persona en su familia, un estudiante en su clase de primaria o en cualquier universidad es el respeto y la tolerancia. Si no se aprende, ni la familia ni la universidad, ni la sociedad saldrá de la edad de piedra.

“En una época de universal engaño, decir la verdad constituye un acto revolucionario” (G. Orwel). Todos parecen legitimados para engañar o hablar de engaños. Muy pocos se atreven a pensar. A quien lo hace, los intolerantes, le dan ese final. Hay que denunciar, el sectarismo y la cobardía ambiente, (local e internacional) ante la vigencia de leyes sectarias y xenófobas, que alimenta la fobia cultural o religiosa que mantiene a inocentes en la cárcel y que un grupo se crea con el derecho de linchar al discrepante. El silencio y la indiferencia ante la injusticia, son cobardía o respaldo.

NOTA: Las imágenes captadas, seguramente por otro estudiante de periodismo, son muy duras. El VIDEO debe hacer pensar y acabar, de una vez por todas, con la "La tiranía del silencio".










PUBLICADO EN
ESPERANDO LA LUZ : 22-04-2017
http://belmontajo.blogspot.com.es/2017/04/pensar-un-peligro-ser-periodista-un.html

EL HERALDO DEL HENARES: 22-o4-2017
https://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=34312

CIVICA:

sábado, 15 de abril de 2017

"Todo está consumado, todo está cumplido" Jn 19,30

Fueron las últimas palabras de Jesús de Nazaret, clavado en la cruz, agonizante, justo en el instante antes de morir: "Todo está consumado, todo está cumplido".

Son importantes, porque son las últimas, las que lo dicen todo, resumen todo y lo encierran todo. Pero además por ser las últimas, antes de partir, del ser más importante que ha pisado la tierra.

En el viernes, lejos de ruidos y tambores, en silencio, alguien busca entender, algo de lo que dijo el moribundo ajusticiado, a las afueras de Jerusalén.

Lejos de las trompetas y tambores de las procesiones, lejos de las saetas, se fue a hablar con el hermano jardinero, al comenzar la primavera en Silos. El jardinero le explicó cómo la secuoya y el ciprés siguen creciendo desde dentro con 135 años. Y lo hacen en silencio. Eso es lo esencial, dijo, para entender algo: el silencio y el interior. Y se fue... porque pronto comenzaban los oficios.

El viajero, se acomodó en un rincón. Le pareció escuchar aquella última palabra: Todo está acabado y perfecto. Todo está decidido y realizado. Todo terminado y logrado. Todo completo y cabal. Todo íntegro y total. Todo finalizado y resuelto. Todo hecho y único. Todo lo programado se ha cumplido. Todo lo anunciado y profetizado está presente. Todo lo empezado concluido. Y todo lo que se buscaba o se pueda buscar está aquí. Todo, por amor en un madero, levantado entre la tierra y el cielo, terminado. Todo perfecto, para siempre. La vida entregada hasta la última gota y el último aliento humano del Dios - hombre, único. Un cuerpo apuntando a los cuatro puntos cardinales, infinitud del infinito. Todo, para siempre, aquí y ahora.

Solo hay que crecer en silencio. Nada está perdido. Todo ha sido alcanzado. Todo es posible. De una forma o de otra, cada uno a su manera. Para todos y por todos, para siempre.

Como no sabía rezar, al ver la Cruz, pensó en el Cristo de la Buena Muerte. "Tú, Rey de las bondades, que mueres por tu bondad, muéstrame con claridad la Verdad de las verdades, que es sobre todo verdad" (Pemán).

"Quiero decirte mil cosas, que no sé cómo decirte". Si está todo consumado y todo dicho..., ¿para qué decirte nada? Mejor será ser consciente y ver. Solo admirar y vivir. Sentir y compartir. Sentirse amado y ... agradecer. Pero...¡No sé rezar!

Pensó, para sus adentros...Hay tantos que intentan salvar y lo empeoran todo, cada día. Tal vez sería mejor no hacer nada, y aceptar que solo hay un Salvador, que lo dio todo y lo ha consumado todo, o todo se acaba en él, o por él. Fue su palabra última. La tuya, claro, Jesús.

No sé por qué, he dejado el camino de peregrino que traía para llegar hasta aquí, y verte clavado, como siempre en esa cruz.

Se estremeció con su pensamiento. Cerró los ojos... para recordar el poema que le vino a la mente. Sin darse cuenta donde estaba, terminó murmurando parte del soneto..."pues aunque lo que espero no esperara,/lo mismo que te quiero te quisiera".

Salió a la calle, envuelto en sus " delirios verticales, mudo ciprés en el fervor de Silos". Iba despacio y pensativo, al caminar por la acera que bordea el histórico muro de la Abadía Benedictina.

PUBLICADO EN
ESPERANDO LA LUZ: 15-04-2017
http://belmontajo.blogspot.com.es/2017/04/todo-esta-consumado-todo-esta-cumplido.html
EL HERALDO DEL HENARES:15-04-2017
https://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=34263
CIVICA 18-04-2017

http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/todo-est%C3%A1-consumado-todo-est%C3%A1-cumplido-jn-1930

sábado, 8 de abril de 2017

Cuando no hay razón, hay política supeditada a la ideología.

                     Cada vez hay más de ésta y menos de aquella. Pero no les importa. Lo que parecía un virus, es ya una pandemia mundial.  Es decir, una enfermedad epidémica, para la que de momento no hay vacuna ni remedio. Y como dicen los expertos: “las enfermedades infecciosas no respetan fronteras” (J. Whitworth).

                    Se ha llevado por delante "el derecho a discrepar" y "el derecho a la libertad de expresión", dos pilares de la democracia, que los políticos todos tienen la obligación de defender. Las decisiones arbitrarias de unos, y el silencio de muchos, llevan a la "falta de respero a las personas y a las leyes".

                      Pero hay más. Se pone en cuestión el ser humano, con dinero público. La convivencia es cada día más difícil, porque  quien se atreve a pensar es un discrepante, que atenta contra lo políticamente correcto. Y quien se aparta del pensamiento único es automáticamente convertido en enemigo. Contra él se alzan primero barreras mentales, luego físicas y finalmente, el ansia desmedida de poder y dinero, procurará acabar con él.

                    Eso quiere decir que, "los absurdos no refutados de hoy son los lemas aceptados de mañana"(Ayn Rand). Los ideólogos lo saben, pero lejos de razonar y compartir sus impresiones, aunque algunas sean absurdas y destructivas, tratan de imponerlas. En consecuencia, como decía José Martí , los humanos "se dividen en dos grupos: los que aman y fundan, y los que odian y deshacen". Aquí y en muchos países del mundo, "el pueblo ignorante es la seguridad del político corrupto".  Decir lo que uno piensa, llamar a las cosas por su nombre, no es ser racista, ni homófobo, ni violento, ni discriminatorio. Es un derecho natural.

                    Si alguien trata de investigar en profundidad un problema y quiere alertar "A todas las asociaciones, grupos y personas particulares que, contra las manipulaciones, mentiras y persecuciones por ser diferentes...sin fondos públicos mi ayudas, han enarbolado y mantenido firme la bandera en la lucha contra la hidra de mil cabezas", debería ser escuchado.

                   Saber y conocer, debe ser el deseo de los particulares. Hacerlo posible, la obligación de los políticos y de las instituciones. Pero, al parecer eso no interesa. Lo sucedido en Guadalajara (España) es el enésimo ejemplo de lo que está sucediendo a lo largo y ancho de España y en el mundo, con la ideología de género.

                     El día 2 de abril, cuando se anunció que la profesora Alicia Rubio, venia el día 4 a la Biblioteca Pública de Guadalajara, para la presentación del libro “Cuando nos prohibieron ser mujeres y os persiguieron por ser hombres",  me alegré y escribí en Facebook: "Tiene todo el derecho a decir lo que piensa, aquí y en cualquier lugar. ¡Como todos!

                  Pero, no pudo ser. El 13 de marzo se envió una petición para presentar el libro en la Biblioteca Pública de Guadalajara.¡Lo habían autorizado! Han tenido 3 semanas, pero...justo el día anterior, fue cancelada la autorización; ¡fue CENSURADA! La biblioteca reconoce que recibió "instrucciones" del gobierno autonómico. "Siguiendo órdenes de Consejería de Educación, Cultura y Deportes".
 
   
                  El público de Guadalajara y del mundo, tiene derecho a saber quién es Alicia Rubio, y por qué se la ha censurado. Debe saberse que venía de la mano de VOX (Partido politico, de centro-derecha, altualmente sin representación parlamentaria). Iba a ser presentada por Rocío Monasterio: Responsable de Asuntos Sociales de VOX, arquitecto y empresaria, constructora de ideas y realidades, madre de varios hijos. Ilusionada con la lucha por la libertad.  Valiente.

                La razón que esgrimen para negar la Biblioteca: “la necesidad de que se garantice el necesario pluralismo a la hora de abordar los temas tratado por el libro.” ¿Están diciendo que "Alicia y los organizadores tienen la obligatoriedad de traer a la mesa de la presentación de su libro invitados y visiones contrarias a su libro?", protestaban desde VOX.
             
                Evidentemente, todos lo hacemos al presentar un libro. ¿Si no garantizas pluralidad de ideas, el libro no se presenta, por lo menos en Guadalajara? Sarcásticamente desde la Biblioteca ofrecen la alternativa de que Alicia sea invitada, (no para presentar su libro, sino) para que forme parte de un debate sobre el GÉNERO que organizará la Biblioteca. ¿Ustedes lo entienden?  El Vicesecretario de Formación de VOX,  Antonio de Miguel, Profesor de Educación Secundaria en Guadalajara, con quien hemos hablado, dice que el "veto  a la presentación del libro" es "un claro caso de censura" y "un atraco a la libertad de expresión". Es de una "intolerancia desmedida".

                   Seguro que comprenden el titulo de este artículo: Cuando no hay razón, hay política supeditada a la ideología.  Pero vamos a aclararlo más partiendo de...   
                 
                 Los hechos precedentes.
              
                  Alicia Rubio, autora del libro es Profesora de Educación Secundaria en un Instituto de la Comunidad de Madrid y es además, vicesecretaria de movilización de VOX. Su libro, son 388 páginas, "para entender cómo nos afecta la ideología del género".  Quien lo conozca, no podrá negar ni la claridad ni la valentía para llamar a las cosas por su nombre y decir la verdad.  Pero... la verdad no gusta a quienes quieren ocultarla o no les interesa la verdad.

                 El dato. El libro de Alicia Rubio alcanza el numero 1 en Amazón. Desde hace 8 meses se encuentra entre los más vendidos de su categoría, pese al boicot permanente, y las trabas para su promoción. Obtiene de sus lectores una puntuación del 4, 8 sobre 5. En la versión digital se sitúa en quinto lugar de ventas. Lo que demuestra el interés que despierta.

               Pese a lo cual, la publicación de su libro que desmonta la ideología de género, Alicia Rubio ha sido víctima de todo tipo de ataques provenientes de los sectores más radicales. Su voz ha sido censurada de forma reiterada en ámbitos públicos, por partidos, asociaciones y plataformas feministas. Es la autora más censurada de España.

             En Madrid, el pasado mes de marzo, la dirección de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense, sometida a las presiones de distintos colectivos de extrema izquierda suspendió el debate sobre libertad de expresión en el que iba a participar Alicia Rubio como presidenta de Femidiscencia. No la dejaron entrar.
https://youtu.be/umVrHmrO9z0
      
                 En Sevilla, también en la Universidad, en febrero, el mismo entorno, montó un ataque al disidente.  Con un escrache, reventaron la intervención de Alicia.
https://youtu.be/N5RIT5if4y4

                En San Fernando (Cadiz), Alicia presenta su libro. Pero el grupo municipal Sí Se Puede, de San Fernando y el secretario general de Podemos de la localidad exigen al Ayuntamiento una condena por su presentación. ¿Motivo? “Apología del machismo y la lgtbifobia, incitando al odio y vulnerando los derechos fundamentales de mujeres y personas LGBTI”.

               Lo terrible no es que se censure a quien discrepa del pensamiento único, sino que haya acuerdos aprobados en las distintas Comunidades Autónomas, en las que puedan ampararse para hacerlo. Tales como Leyes de Género y menores, capítulos educativos que son caballo de troya de la enseñanza.
      
               En Cáceres,  en enero,  nuevo intento de boicot. El Colegio de Aparejadores le niega la sala, concertada, debido a la presión  política. Y la presentación tuvo que hacerse en un Hotel. Aunque un grupo de muchachos intentaron proseguir el boicot.
https://youtu.be/OHDzzLYe5RQ

                   Badajoz, no iba a ser menos, claro.
https://youtu.be/QMAdt8UmjOE

                 Su centro de trabajo, el IES Arquitecto Peridis, el instituto en el que trabaja Alicia Rubio como jefa de estudios la han presionado incluso para la expulsen. Podemos, de Leganés, promovió primero una concentración a la puerta del Centro a través de las redes sociales por el simple hecho de atreverse a denunciar la ideología de género.

              No hay duda de que el Lobby tiene un apoyo económico y político de todos los partidos y una influencia tan tremenda, que la sociedad, en general, ni se imagina. Podríamos seguir el peregrinar de esta mujer por la geografía nacional. La muestra es suficiente. "Contra toda esa intolerancia, nuestras ideas", dicen Alicia y Rocío.
https://youtu.be/xtNy44PAPrc
                
                 En Guadalajara ya tenemos el último episodio. En Castilla la Mancha, gobierna el PSOE en minoría asociado con Podemos. Luego... las casualidades no existen y la alternativa que propusieron a Alicia, era eso...la política supeditada a la ideología.  Usan cínicamente el "pluralismo" como excusa para el veto. Exigen a Alicia Rubio convertir su conferencia en un debate. Y se envuelven en la bandera de la libertada, de la igualdad y del respeto. Para dar "la posibilidad y la oportunidad de expresar sus opiniones en igualdad de condiciones con cualquier otra persona, siempre que se haga desde el respeto a otras ideas”. Es justo, lo que ellos no han demostrado: respeto a las ideas de Alicia. Y además una injusticia, porque los lugares públicos son de todos los ciudadanos, que mantenemos con nuestro dinero. Y un  agravio comparativo, porque la Junta, el Ayuntamiento y la Biblioteca, saben que no se ha exigido ese formato a quienes han presentado un libro o dado una conferencia en la Biblioteca o en otro lugar público de nuestra ciudad. Unos y otros saben que esto son dos varas de medir.

                 Por lo tanto y para concluir, como dice la propia autora "es un prejuicio sin fundamento, una ofensa a la libertad y una difamación a mi persona".
    
                 VOX lo vio claro. Po eso se movió rápidamente para buscar un lugar "privado" donde Alicia pudiera presentar su libro, ya que tanto ella como Rocío venían de Madrid. Evidentemente Guadalajara no va a saber de que trata el libro, a pesar de ceder su salón, el Restaurante El Laurel.
    
                 Pero cuidado. Alicia, aquí y en todas partes, ha intentado alertar, exigiendo respeto a hombres, a mujeres, a los padres y a la sociedad. Que abran los ojos y no se dejen engañar por las imposiciones ideológicas de la ONU y defiendan sus derechos y a los suyos; y no olviden que son "los menores, ese oscuro objeto de deseo". Le dedica todo un capítulo. Cita a José Bergamín: "Los tópicos seudocientíficos de todo lo que se dice "educación sexual" matan la niñez, precipitando su madurez en corrupción anticipada...Porque no es el sexo el que debe dominar al amor, sino el amor al sexo..Verdad perogrullesca, cada vez más desconocida de la ignorante y corruptora y socialmente peligrosísima pedagogía actual que se llama a sí misma progresista".
               
                Pero mejor terminar con una cita de su libro: "El acceso a los menores se hace a través de dos vías: la comunicación audiovisiual y los centros escolares, y se facilita mediante leyes que permitan tanto la ideologización solapada como esquivar el tejido protector que es la familia".
                               

PUBLICADO EN
ESPERANDO LA LUZ : 08-04-2017
http://belmontajo.blogspot.com.es/2017/04/cuando-no-hay-razon-hay-politica.html

EL HERALDO DEL HENARES: O8-04-2017
https://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=34201
                
CONTRASTES: 08.04-2017
http://belmontejosemanuel.blogspot.com.es/2017/04/biblioteca-provincial-politica.html

CIVICA: 10-04-2917

http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/cuando-no-hay-raz%C3%B3n-hay-pol%C3%ADtica-supeditada-la-ideolog%C3%ADa

sábado, 1 de abril de 2017

Algunos médicos escuchan "el grito silencioso", otros lo ven.

            “Un hombre puede cometer errores, pero solo un idiota persiste en el error”, dijo Cicerón.


             En general, la evidencia suele imponerse a la cabezonería, a la política y la ideología.

             Evolucionamos en nuestra forma de pensar y de actuar en la medida que, debido a las experiencias vitales, adquirimos consciencia de lo que somos, de lo que hacemos y de la realidad que nos rodea.

             Cuando ese momento llega, algo se ilumina para el convencimiento interior  de que no se puede seguir en el error y  es tiempo de cambiar. Es una de las paradojas de la vida. Lo que antes no se escuchaba y era importante, personal y socialmente,  un día se ve. Escuchar y ver ayuda, pero lo importante es ser consciente.

             No importan los estudios,  ni el trabajo que se tenga. Uno es consciente de que no puede negar la evidencia: "El grito del silencio" ya no se oye, se ve y se impone, y... el cambio llega.

             "La vida es una bendición", lo sabemos casi todos. Clara Lejeune,  lo dijo: "Life is a Blessing",  al escribir una biografía  de su padre, Jerome Lejeune. Valiente luchador y ejemplo.

               La vida, nos sorprende siempre. El 25 de marzo se celebra en España y en el Mundo, el día de la vida humana. En numerosas ciudades del planeta, la gente ha salido a la calle para recordarlo, para celebrarlo y para poner de manifiesto el valor de la vida como primer derecho.

                Defender la vida contra la muerte, no es un debate semántico, sino un debate de valores.

                Intentaré ilustrar ese debate con la trayectoria de dos médicos eminentes, uno  del siglo XX  Bernard Nathansón, ya fallecido,  y en el siglo XXI, con la doctora Kathi Aultman. 

               B. Nathanson

               Tras graduarse en 1949, pasó al Hospital de Mujeres de Nueva York. Era el tiempo de la clandestinidad, la transgresión y la lucha para implantar el “aborto libre y barato”. El deseo de la izquierdista en los sesenta del pasado siglo era ser pro-elección.

             Antes de finalizar la carrera, le comentó a su padre que su mujer Ruth esperaba un hijo. Su padre le mando dinero para que abortara y terminara la carrera. Aquello le marcó. "Lloramos los dos por el niño que íbamos a perder y por nuestro amor que sabíamos iba a quedar irreparablemente dañado con lo que íbamos a hacer".  La obligó a abortar. Y "este fue el primero de mis 75.000 encuentros con el aborto”. A Ruth también la perdió.


                Hoy la "ecografía" es un procedimiento generalizado y útil, no solo en embarazos, pero cuando en 1971 abrieron las primeras clínicas abortistas se descubrió el “negocio” del aborto, pero esa tecnología no era habitual. Hasta la segunda mitad del siglo XX no comenzó a utilizarse el eco de las ondas electromagnéticas o acústicas enviadas hacia el lugar del cuerpo que se examina.  Nathanson la descubrió en 1984.

                Cuando murió el Dr. Nathansón en 2011, algunos recordaban que tuvo la suerte de ver “El grito silencioso” realizado a partir de la filmación de un aborto utilizando la tecnología del ultrasonido. Le permitió ver la muerte del feto mientras lucha por su vida hasta gritar. En ese video y su continuación, “El Eclipse de la Razón”, explica cómo la vida reacciona y grita cuanto se ve en peligro.

               Tras "ver" lo que sucede en el vientre de la embarazada, no quiso realizar más abortos. La lucha de la vida,  o su grito ante quien quiere destruirla, era muy fuerte. Le obligó a un cambio y a un período de reflexión. Al ser consciente, descubrió que todo tiene un por qué y un para qué. Pudo haberse equivocado, pero se rindió a la evidencia. Vio y cambió.  "Durante diez años, pasé por un período de transición". Decidió reconocer su error en una revista médica.

              El mundo proabortista, y muchos colegas se alarmaron y se pusieron en su contra. No hay mucha gente dispuesta a aprender de los errores ajenos.

              Lo cuenta en  “La Mano de Dios” su libro autobiográfico. Además  de no hacer más abortos ayudó a fundar la Asociación Nacional para la Derogación de las Leyes de Aborto, convirtiéndose en activista a favor de la vida. Añade: "Por primera vez en toda mi vida de adulto -dice-, empecé a considerar seriamente la noción de Dios, un Dios que había permitido que anduviera por todos los proverbiales circuitos del infierno, para enseñarme el camino de la redención y la misericordia a través de su gracia".

             Kathi A. Aultman. 

              Esta mujer estadounidense, ginecóloga en Orange Park, Florida, acaba de hablar de sí misma y de su carrera.

             Lo que dice es suficientemente elocuente y clarificador tanto de su compromiso como feminista y como médica, abierta a la evidencia y la verdad. Experiencia, ideología y evolución:

            "Presidente y miembros del Comité:  Gracias por invitarme a participar:

             Pasé toda mi carrera como defensora de las mujeres y la salud de la mujer. He hecho abortos del primer y segundo trimestre. Y he tratado a mujeres con complicaciones físicas y psicológicas del aborto. He cuidado a mujeres que decidieron continuar con embarazos no planificados y a aquellas que los abortaron. He tenido dos partos vaginales  y me hice un aborto. Mi prima sobrevivió a un aborto.

         Cuando entré en la escuela de medicina creía que el aborto por elección (o  a petición) era únicamente un asunto  de los derechos de la mujer.

        Durante mi residencia me entrenaron en abortos del primer trimestre, usando dilatación y curetaje con succión.

        Busqué y recibí entrenamiento especializado en abortos del segundo trimestre, usando dilatación y evacuación. Durante el cual el feto es aplastado y evacuado en pedazos.

      Al examinar el tejido, después de los procedimientos, estaba fascinada por los órganos pequeños, pero perfectamente formados. Sin embargo, por entrenamiento y condicionamiento, el feto humano no me parecía diferente a los embriones de pollo que diseccionábamos en la Universidad. No era desalmada. Si una paciente llegaba tras la pérdida de un bebé que deseaba, yo sufría con ella y sentía su dolor.

                Lo que marcaba la diferencia para mi, era si el bebé era o no deseado.

               En mi segundo año de prácticas tenía un trabajo por las noches, en una clínica para mujeres, haciendo abortos. Sentía que estaba haciendo algo por el bien de las mujeres y podía hacer más dinero haciendo abortos que trabajando en una sala de urgencias.

           La única vez que tuve reparos en realizar un aborto del segundo trimestre fue durante mi rotación por la unidad de Neonatología, donde trataba de salvar a bebés que tenían la misma edad que algunos de los bebés que había abortado.

           Mientras estaba en avanzado estado de gestación, continué haciendo abortos sin ninguna reserva. Pero cuando volví a la clínica, después de dar a luz, me enfrenté a 3 situaciones que me hicieron cambiar de opinión para seguir haciéndolos.

1 1,-    Descubrí que yo ya le había realizado tres abortos a una niña que tenía programada para esa mañana. Cuando protesté, el Personal de la Clínica me dijo que era su derecho, usar el aborto como medio anticonceptivo; e insistieron en que no tenía derecho a juzgarla ni a rehusarme a hacer el procedimiento. Les dije que era fácil para ellos decir eso. Yo era la que tenía que matar. Tuvo su aborto y admitió que seguiría sin usar métodos anticonceptivos.

2 2,-   El segundo caso fue una mujer a la que su amiga le preguntó si quería ver el tejido y ella respondió: ¡No, sólo quiero matarlo! Tuve ganas de decirle ¿Qué te hizo ese bebé?

   3.-    La tercera paciente era una madre de cuatro hijos. No creía que ella y su marido pudieran mantener a otro niño. Ella lloró durante su estancia en la clínica.

                 Finalmente hice la conexión entre feto y bebé. Me di cuenta que lo que me chocó fue la apatía de la primera paciente y la hostilidad que la segunda mostró hacia el feto y el contraste con el dolor y la pena de la tercera mujer que sabía lo que era tener un hijo.

                 Me di cuenta que el bebé es la víctima inocente de todo esto. Y el hecho de que no fuera deseado ya no era suficiente justificación para mi, para matarlo. Ya no podía hacer más abortos
.
                   Mi visión también cambió en mi práctica privada al ver mujeres jóvenes que estaban muy bien después de haber decidido continuar con sus embarazos no deseados, en contraste con aquellas que luchaban con los efectos psicologías del aborto... Eso no era lo que yo esperaba. Yo asumía que aquellas que se quedaban con sus bebés tendrían sus vidas arruinadas.

             Nunca olvidaré a una mujer que fue a verme por sangrado, tras un aborto de final de embarazo, en Orlando, aún no se recuperaba del horror de haber dado a luz a su bebé  de poco más de 20 semanas en el excusado. Su hermanito murió ahogado.

                    Otra mujer me contó que estaba viendo a un psiquiatra, porque ella creía firmemente en el derecho de la mujer a decidir, no podía aceptar el hecho de que había matado a un hijo.
                     De hecho no fue sino después de tener a mi primer hijo que lamenté mi anterior decisión y lloré al hijo que había abortado.

                 Pocos médicos son capaces de hacer abortos por mucho tiempo. A los médicos se nos enseña a sanar y no a dañar. Ven los cuerpos triturados y eventualmente se dan cuenta de la verdad.

                    Hemos "higienizado" nuestro lenguaje para hacer el aborto más digerible; no hablamos de "bebé", sino de "feto". El abortista "termina un embarazo" en vez de "matar a un bebé".

                 Nos hemos alejado de la idea de que la vida es preciada y nos acercamos a actitudes utilitaristas que han destruido tantas vidas en el último siglo.

                       Les hemos enseñado a nuestras jóvenes que un embarazo no deseado es lo peor que les puede pasar; y que el aborto es la única solución lógica.

                     ¿Debe negársele toda consideración, protección y derechos a un bebé, que podría vivir fuera del útero, solo por el hecho de que no es deseado? ¿No podemos, al menos, tener compasión de los bebés de 20 semanas de gestación (o 22 semanas desde la concepción como se dice habitualmente), cuando sus sistema nervioso está lo suficientemente desarrollados como para sentir dolor?

                      ¿No podemos, al menos, asegurar que a los bebés que sobreviven a un aborto  se les dé el mismo cuidado que le brindamos a cualquier otro bebé?

                       La alegría de conocer a jóvenes a quienes ayudé a llegar de forma segura a este mundo, está matizada por el deseo de saber de todos aquellos a los que nunca conoceré, porque los aborté.

                       Quiero agradecerles todos sus esfuerzos por proteger a aquellos que no se pueden proteger. Y... gracias por considerar lo que hoy he dicho".

                    ¿Ha pasado de la lógica a la defensa de la vida?

                    Da la impresión que la Doctora Aultman ha llegado a darse cuenta de que el bebé es un ser humano indefenso y víctima inocente, por la lógica y la contundencia de los hechos reales.

                     Es de agradecer su sinceridad y valentía para exponer crudamente su experiencia práctica profesional tan ligada a su vida familiar y su compromiso social.

                    Tal vez quienes escucharon el relato de su actuación médica y humana, totalmente personal y respetable, hubieran deseado algo más; por ejemplo, la defensa  y los derechos del ser humano desde la concepción. Si ha llegado a hacer la conexión entre bebé y feto no se dice lo mismo del embrión y el cigoto, fases previas del único y mismo ser humano.

                    Los últimos interrogantes de su intervención reclaman compasión para embriones bastante desarrollados o que "pueden vivir fuera del útero" o que han sobrevivido a un aborto, aunque no fueran deseados. ¿Y para los otros?

                      No sé por qué me viene a la memoria que a Dante no le bastó "la razón" para guiarle en el camino de la luz. Necesitó la mano del "amor" para su viaje más importante. ¿La mano de la que hablaba Nathansón, que sostiene el mundo y mece la cuna?

                       Cuando se adquiere un mejor estado de consciencia uno se conoce mejor a sí mismo y la realidad que le rodea.  Aunque tímidamente, Aultman  deja un rayo de esperanza: "Pocos médicos son capaces de hacer abortos por mucho tiempo. A los médicos se nos enseña a sanar y no a dañar. Ven los cuerpos triturados y eventualmente se dan cuenta de la verdad". 
      

PUBLICADO EN
ESPERANDO LA LUZ 01-04-2017
http://belmontajo.blogspot.com.es/2017/04/algunos-medicos-escuchan-el-grito.html
EL HERALDO DEL HENARES:02-04-2017
https://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=34122
CIVICA: 02-04-2017
http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/algunos-m%C3%A9dicos-escuchan-el-grito-silencioso-otros-lo-ven

sábado, 25 de marzo de 2017

21/3 más que un día de un mes, es una vida.

            En una sociedad normal, cualquier ciudadano tiene el derecho a expresar libremente lo que quiera. El único límite es la libertad de los demás y el respeto que merecen. El Estado, en cualquier país, solo tiene que garantizar ese ejercicio.

            Ejercer ese derecho y respetar a quien lo haga es la forma civilizada de convivir y de vivir en comunidad.

            Cada uno es responsable de las decisiones que tome y también de sus acciones u omisiones. Esa responsabilidad es, por supuesto, personal e individual; pero afecta a decisiones colectivas, en leyes y normas que implican a otras personas que tienen que intervenir en una determinada acción.

            ¿Por qué  21/3  más que un día de un mes, es una vida?

             Porque la fecha no es casual, sino escogida por coincidencia. Para recordar que en  algunas personas, el cromosoma 21 tienen 3 copias, que se conoce como Síndrome de Down. Por eso se ha escogido el 21 del 3, como Día Mundial del Síndrome de Down.      
       
             "Desde el primer momento de su existencia (los seres humanos) tienen en cada célula de su cuerpo 23 pares de cromosomas que contienen su código genético; pero "en el par número 21 de cada célula de una persona con el síndrome de Down hay un cromosoma extra procedente de un error en la división previa de uno de los gametos que dieron origen al nuevo ser" (N. Jouve).

             Los cromosomas son pequeños "paquetes" de genes en el organismo que determinan cómo se forma el cuerpo mientras se desarrolla en el vientre materno y después de nacer.

               El nombre Down, se debe al apellido del médico británico John Langdon Haydon Down, que fue el primero, en describir en 1866, las características clínicas que tenían en común un grupo concreto de personas, sin descubrir la causa.

                Fue Jérôme Lejeune, quien descubrió el síndrome consistente en una alteración cromosómica del par 21. En lugar de los 46 cromosomas, los bebés con síndrome de Down tienen 47. Al tener una copia extra de un cromosoma 21, se llamó "trisomía", a esa anomalía. Resultó ser la primera alteración cromosómica hallada en el hombre.

                Esa alteración genética es la más común y puede darse en 1/700  concepciones.

                Se produce de forma espontánea, sin que exista una justificación aparente sobre la que poder actuar, médicamente, para impedirlo.  Así pues:

                 El síndrome de Down, no es una enfermedad.

                 Por lo tanto no requiere ningún tratamiento médico en cuanto tal. Además, al desconocerse las causas de esa  anomalía, de momento se sigue investigando.

                  En consecuencia, la salud de los niños con síndrome de Down no tiene por qué diferenciarse en nada a la de cualquier otro niño. Eso sí, como los demás hijos, necesitan todo el amor y toda la atención que podamos darles. Pero también ellos, nos darán mucho más de lo que podemos imaginar.
                
                  Un hijo Down, como cualquier hijo, es un regalo. Nos ha elegido.

                   Respetando lo que cada uno piense, crea o decida, me parece interesante resaltar, primero, la realidad humana del hijo Down.

                   El hijo se ha encarnado en esa forma humana para vivir una vida y una experiencia humanas, con todo lo que eso significa. Y va a vivir esa experiencia con sus padres y en familia.

                    Tienen una apariencia concreta, de niño o niña pequeño, débil o indefenso. Pero en esa apariencia hay un ser igual que cualquier otro ser humano. El "yo físico" o su apariencia concreta, es la que ha escogido para hacerse visible. Como cualquier niño. "Dentro de esa apariencia" hay un ser infinito, transcendente y eterno, igual que tu y que yo. Ese ser consciente, -espíritu y alma- está en el cuerpo, pero no es el cuerpo. Algunos dicen que la apariencia física es "el coche" que escogemos. Y el espíritu  es "el conductor", que lo guía y trasciende.

                   Si es Down, tendrá un cromosoma, cierto, pero seguro que no es casual. Todo tiene un por qué y un para qué.

                    Si ha escogido esa forma para vivir esa experiencia humana, y ha escogido a este padre y a esta madre biológicos, puede ser por alguna razón muy poderosa.

                    Gibran Jalil GIBRAN, dice: "Vuestros hijos no son hijos vuestros. Son los hijos y las hijas de cuanto la Vida desea para sí misma. Son concebidos por medio de vosotros, más no de vosotros. Y aún estando con vosotros, no os pertenecen. Podéis otorgarles vuestro amor, más no vuestros pensamientos, porque ellos poseen los propios. Podéis dar cobijo a sus cuerpos, más no a su alma...Podéis esforzaros en ser como ellos, más no intentéis que ellos sean como vosotros" (El Profeta).

                     El niño o la niña, te han elegido a ti, (padre o madre), en concreto. No tengáis miedo porque el bebé sabe por qué y para qué.  ¡Descúbrelo con toda tranquilidad y ayúdale a ser feliz! Lo que no se ve o no se entiende en la vida, también es importante.

                     A veces sufrimos más por lo que imaginamos, que por lo que es la realidad.

                     Emilio Carrillo añade, es "una magnífica noticia", porque no lo has elegido tu, sino que ha sido justo lo contrario, él a ti. Solo necesitas ser como eres, sin más.

                                Y ese hijo, Down, va a ser feliz, os va a dar mucho amor y de verdad, os va a hacer muy felices.
                      El video que han grabado, los niños Down y los responsables de la Fundación Down es muy elocuente. Lo hicieron precisamente para el día 21/3.

                        Ni los papás ni los niños Down van a estar solos. Desde DOWN ESPAÑA, 83 asociaciones  prestan  apoyo a las familias desde el momento mismo en que los padres reciben la noticia de que esperan o han tenido un hijo con síndrome de Down. Eso va a ser beneficioso para los padres, para que sientan apoyo y sepan dónde acudir.  Ahí, van a responder a sus preguntas e iluminar sus pasos; de papás y de su bebé. Todo un equipo multidisciplinar de profesionales está para atenderles.

                 Son reveladoras, tres encuestas que hizo un equipo coordinado por el Dr. Brian G. Skotko.

                  Primero entrevistaron  a 2400 padres sobre la relación con su hijo Down:
  • el 99% declaró que amaba a sus hijos,
  • el 97% que se sentían orgullosos de ellos,
  • el 79% veían la vida de un modo mucho más positivo "por su culpa".
  • el 5% se avergonzaba de ellos y,
  • el 4% se arrepentía de haberlos tenido.

     En segundo lugar se entrevista a 822 hermanos de un niño con síndrome de Down:

  • el 88% de los hermanos mayores declaró que gracias a ellos eran mejores personas,
  • el 94% se sentían hermanos orgullosos de ese hermano o hermana.

             En tercer lugar, finalmente se preguntó a 284  personas con síndrome de Down mayores de 12 años, sobre cómo se sentían ellos mismos y con sus familias. Y esta fue su respuesta:
  • el 99% indicó que son felices con sus vidas,
  • al 97% le gusta ser lo que son,
  • el 96% le gusta cómo se veían.
             Y respecto a las relaciones familiares:
  • casi 99% de las personas con síndrome de Down expresa amor por sus familia,
  • el 97% "adora" a sus hermanos y hermanas.

                 A pesar de esos datos, la realidad es... muy cruel.

                Dice Nicolás Jouve, ex presidente de la Sociedad Española de Genética, miembro del Comité de Bioética de España, que el Dr. "Lejeune vio con toda claridad la matanza que se podía abatir sobre los niños con síndrome de Down, como efectivamente ha ocurrido y está ocurriendo todavía, también en España". De hecho hizo todo lo posible para evitarlo y defenderlos arriesgándose a perder incluso el Premio Nobel.           
               En España, según los datos estadísticos, en 1981 el 85%  de los españoles estaba en contra del aborto en cualquier circunstancia y solo  el 15%  lo admitía en los llamados casos concretos de violación, peligro para la madre o enfermedad grave del hijo.

                 Pero, se ha cambiado la clave social. Se pasa de vivir en clave de amor, en el espacio de libertad, a vivir en clave de "permisión legal". La sociedad y la persona -mayoritariamente-abandonan la cultura la de la vida por la permisión de la ley.

                 Después de las leyes de 1985 y sobre todo después de la Ley Aído, de "Salud sexual" o "Ley de Plazos", de 2010, se han invertido los valores. Solo el 15% está en contra del aborto.

                  El miedo, la ignorancia, la falta de apoyo explícito y real, además del efecto despenalizador de las leyes, puede contribuir al error de creer que todo lo legal es moral y solo lo ilegal es inmoral.

                   En España,  en 2014, de los 609 embarazos diagnosticados de la llegada de un bebé con Síndrome de Down, solo llegaron a nacer 65 niños.  Y la tendencia de los últimos años no ha mejorado. Con lo que puede afirmarse que, entre  90 y 95% de los Down, son abortados.

                Señalaba al encabezar el artículo que, 21/3  más que un día de un mes, es una vida.  Es así, un ser humano, con un cromosoma de más, pero una vida humana. Una vida que no llega a nacer por decisiones o causas no naturales. Una vida que había escogido una familia concreta para crecer y ser feliz, pero  que no le dejaron nacer.

                 Tengo un amigo médico, que se ha negado a realizar el diagnóstico prenatal, porque en la práctica, equivale a la condena de ese bebé. No es el único. Muchos profesionales del sector sanitario califican los protocolos de la prueba amniocentesis, como "controles de calidad" que facilitan el aborto.“Estos protocolos son auténticas cacerías en las que la presa es el niño Down”. Es la cultura de la muerte para estos bebés y otros con alguna anomalía, o sin tener tara alguna, como simple anticonceptivo. La ley no obliga ni se impone con violencia al espacio de libertad personal, pero la realidad es la que es.

                    Se puede constatar que existe una "desaparición silenciosa de los Down" en España y en el mundo. Islandia es ya, el primer país sin nacimientos con Síndrome Down al 100%. 

                     Sin embargo, hay personas que apuestan por la vida del niño. Así habla una madre de 4 hijos biológicos que ha acogido a otros 13 niños, que sus mamás no quisieron, pero no les abortaron: "¡¡Niños abandonados, llegan a nuestras vidas como regalos de Dios. Niños que vuelven a vivir gracias al abrazo, gracias al amor. Cambian sus vidas, cambian nuestras vidas!!"

                     Por ello, respetando lo que cada uno piense y haga, me  limito a exponer hechos. Y, para ser coherente quiero finalizar con un dato  de esperanza y un video para pensar.

                      El gobernador del estado de Indiana, Mike Pence, defendió la aprobación de una ley que prohíbe los abortos de niños con Síndrome de Down con estas palabras: “Una sociedad puede ser juzgada por la forma en la que trata a los más vulnerables: a los ancianos, los enfermos, los discapacitados y los no nacidos“. En Estados Unidos, Indina, se ha convertido en el segundo estado, después de Dakota, en proteger, por ley, la vida de estos niños Down.  

                     La de alegrías que nos estamos perdiendo... por el diagnostico prenatal. Vean, escuchen y juzguen el siguiente 
VÍDEO

NOTA:
 El pianista se llama Nobuyuki Taujii.  Nació en 1988.
A los 2 años le regalaron un piano de juguete.
Comenzo a estudiar piano a los 4.
Con 7 ganó el primer premio de la Asociación Helen Keller de Tokio.
A los 10 años debutó con la Orquesta del Siglo en Osaka.
A los 12 daba su primer recital.
Posteriormente actuó en Estados Unidos, Francia, Rusia, etc.
Ha recibido el Premio de la Critica en el Concurso Internacional de Piano de Varsovia en Polonia.
Ha recibido la medalla de oro en el Van Cliburn.
Posee una memoria musical impresionante, capaz de aprenderse el concierto nº 2 de Rachmaninoff, sólo de oído.  
La calidad interpretativa de "Nobu"  impresiona por sí sola y es independiente del hecho de que sea ciego, pero su invidencia eleva aun más su proeza.
Pero es que además,- que puede hacer pensar- es una persona con Síndrome de Down.
PUBLICADO EN
ESPERANDO LA LUZ 25-03-2017
http://belmontajo.blogspot.com.es/2017/03/213-mas-que-un-dia-de-un-mes-es-una-vida.html
EL HERALDO DEL HENARES 25-03-2017
https://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=34038
CONTRASTES 26-03-2017
http://belmontejosemanuel.blogspot.com.es/2017/03/213-no-es-un-mes-es-una-vida.html
CIVICA, 27´03-2017

http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/213-m%C3%A1s-que-un-d%C3%ADa-de-un-mes-es-una-vida